Las aleaciones de antifricción de base plomo son materiales con antimonio, estaño y cobre como principales elementos aleantes.
El plomo es un material muy blando. Con la adición de estaño, antimonio y cobre se forman cristales de intermetálicos que permiten su refuerzo.
Además se pueden adicionar otros elementos en pequeñas cantidades como cadmio, arsénico o níquel. Estos elementos aportan unas mejores condiciones de refinamiento y un aumento de los puntos de nucleación del sistema.
Estos materiales están destinados a condiciones de menor carga unitaria que los de base estaño.